miércoles, marzo 04, 2009

Tristegria...el Señor de la tristeza y el Principe de la Alegria..en la clinica..

A un perro abandonado

Le llamé Tristeza porque estaba escrito en su mirada.
Le llamé Miedo porque su cuerpo temblaba.
Le llamé Hambre porque su cuerpo le delataba.
Le llamé Golpe, por el de la mano, el de la piedra, el de la estaca.
Le llamé Resignación porque el pobre….ya no esperaba nada.

Esta poesia se la inspiro Tristegria a su rescatador de ayer.....que razon y que verdad....

Solo pedimos que no se nos muera...que aguante,que su estado es muy delicado,pero queremos verlo gordo y corriendo.....









7 comentarios:

eLstak dijo...

me parece horrible su estado, y todo por culpa de las personas, ¿esque nadie era capaz de darle algo de comer?

Que tengais mucha suerte y encuentre un dueño bueno.

Saludos desde Alicante

Inés dijo...

No te mueras Tristegría, aguanta, que te enviamos nuestra energía positiva. Tu rescatador te ha dedicado bellas palabras, yo me cago (con perdón por la expresión) en el hijo de puta que te ha dejado así y en todos los que te han visto (que seguro que han sido muchos) y no han hecho nada por ayudarte

Diego dijo...

Aguanta Tristegría, que ahora eres un afortunado, no podías haber caído en mejores manos. Si aguantas, más pronto que tarde tus tristezas se volverán alegrías.

Lourdes dijo...

Hermosas palabras, ciertamente...y qué diferentes las que se le deben dedicar a los que lo tenían prisionero en el terreno, y a los que lo miraban con indiferencia... Pero bueno, ahora hay que tener esperanza, y pensar que se va a recuperar, que poco a poco recuperará el aliento, que tendrá un dueño que le haga medio olvidar los sinsabores que ha vivido, que le dará las caricias que le han faltado tantos y tantos días, y que su nombre dejará de empezar por Triste, porque será un perro alegre. Esperemos que la energía positiva que le estamos mandando todos le llegue.

Mendrugo dijo...

Yo también conozco a un Tristegría, y por suerte no está en estas condiciones. En principio, el mío no me necesita, sin que yo le sobre, pero a éste desconocido, por desgracia, sólo puede ofrecerle mi apoyo de momento. Y lo hago en la distancia física y con la intención de que vuestro equipo reciba una migaja de agradecimiento y de ánimo. Demostrais que el querer hacer es compatible con el deber hacer. Suerte y al perro. Mucho ánimo desde Pozuelo de Alarcón, Madrid.

Ana H. dijo...

A ver si entre tod@s podemos ayudar a salvarlo. Aguanta que estás en buenas manos.

Gloria dijo...

Ojalá tenga suerte y salga adelante, se le ve en la mirada que es un animal noble y valiente.
Un saludo desde Ciudad Real, APAP La Bienvenida.